a+ a- print

Febrero 27, 2020

La Universidad Central de Mindanao en Filipinas otorga un doctorado honorífico

El 27 de febrero de 2020, la Universidad Central de Mindanao (CMU por sus siglas en inglés) en la República de Filipinas nombró doctor honoris causa en administración educativa a Daisaku Ikeda, fundador de la Universidad Soka y presidente de la SGI, en reconocimiento a sus contribuciones a la promoción de la paz mundial a través de la educación. La ceremonia se celebró en el centro de convenciones del campus de la CMU y asistió su presidente, Jesus Antonio G. Derije, profesores y alumnos. La directora general de la SGI de Filipinas, Hisako Alcantara, recibió la distinción en nombre del Sr. Ikeda. El Sr. Ikeda se ha convertido en el primer extranjero en recibir un doctorado honorífico de la CMU.

Esta universidad, que se encuentra en Mindanao, la segunda isla más grande de Filipinas, en la provincia de Bukidnon, fue fundada en 1910 como escuela industrial y, tras varios cambios, posteriormente se estableció como universidad en 1965.

El presidente Derije de la CMU visitó la Universidad Soka en Japón en 2010 en calidad de presidente de la Universidad del Sur de Mindanao para conceder un doctorado honorífico en humanidades al Sr. Ikeda. En ese entonces, el presidente Derije relató cómo le había inspirado el ejemplo del Sr. Ikeda en su dedicación a la promoción de la paz y al forjamiento de los jóvenes. Una década después, expresó su alegría por poder homenajear al Sr. Ikeda una vez más desde su actual universidad. En sus palabras de bienvenida en la ceremonia de entrega, elogió los logros y el liderazgo del Sr. Ikeda a lo largo de todos estos años, considerando que tienen el poder de inspirar profundamente a la juventud.

En su discurso de aceptación, el Sr. Ikeda expresó su sincero agradecimiento por tal honor, el cual coincidió con el 120.º aniversario del natalicio de su maestro, Josei Toda. Refiriéndose al emblema de la CMU, que representa el monte Musuan, recordó un refrán japonés que habla de que las montañas forjan a las personas por llamarlas a escalar mayores alturas, y alabó a la CMU por llevar a cabo tales esfuerzos. Examinando el papel decisivo de las universidades a la hora de superar los desafíos que enfrenta la humanidad, destacó que la capacidad de confiar e inspirar a la juventud es una fuente de esperanza capaz de implementar cambios significativos a nuestro futuro. Felicitó al presidente Derije por su empeño a estos efectos y manifestó su deseo de que este loable círculo de esperanza, que se produce en la educación humanística, se consolide y expanda aún más. El presidente de la SGI también habló del poder del optimismo y del que se genera cuando las universidades se unen por una causa común como dos valiosas fuentes más de esperanza para generar un cambio positivo hacia el futuro. Declaró que era su compromiso avanzar junto con la CMU en el esfuerzo de establecer un siglo orientado por los principios que sostiene la humanidad y que se basan en una coexistencia armoniosa.

La Universidad Central de Mindanao en Filipinas otorga un doctorado honorífico a Daisaku Ikeda
El presidente Derije de la CMU (cuarto desde la izquierda) entrega el certificado del doctorado honorífico para el Sr. Ikeda a la directora general Alcantara de la SGI de Filipinas (en el centro)

[Adaptado de un artículo publicado el 2 de marzo de 2020 en el Seikyo Shimbun, periódico de la Soka Gakkai, Japón]

Comparte esta página en

  • Facebook
  • Twitter