a+ a- print

Abril 10, 2021

La Asociación Americana de Investigación Educativa (AERA) reconoce a Daisaku Ikeda por su contribución a la paz y la educación

Premio de la AERA otorgado al presidente Ikeda el 7 de abril de 2021

La American Association of Educational Research (Asociación Americana de Investigación Educativa, AERA por sus siglas en inglés) ha anunciado que Daisaku Ikeda, presidente de la SGI y fundador de la red internacional de escuelas y universidades Soka, ha sido galardonado con el Premio Ella Baker / Septima Clark por los Derechos Humanos del Departamento de Estudios Curriculares (División B), para el año 2021. La AERA, fundada en 1916, tiene como misión «hacer avanzar el conocimiento sobre la educación, fomentar la investigación académica relacionada con la educación y promover el uso de la investigación para la mejora de la educación y servir al bien común».

El reconocimiento anual honra la memoria de dos pioneras, líderes del Black Freedom Movement, abanderadas de la educación y los derechos humanos que buscaron «construir el vínculo entre la educación y la libertad humana». El presidente Ikeda recibe este reconocimiento por su contribución a la consolidación de la paz, los derechos humanos y a la educación social y formal, en un todo de acuerdo con los objetivos de la distinción.

En ¡America Will Be! Conversations on Hope, Freedom, and Democracy, (¡Se llamará América! Diálogo sobre la esperanza, la libertad y la democracia -traducción tentativa-), un diálogo entre Daisaku Ikeda y el historiador estadounidense y activista de derechos humanos Vincent Harding (1931-2014), quien recibiera este mismo galardón en 2010, conversan sobre Ella Baker y Septima Clark. En dicho diálogo, el presidente Ikeda elogia especialmente la confianza inquebrantable que Ella Baker deposita en los jóvenes.

En su mensaje de aceptación, el presidente Ikeda expresó su agradecimiento por el honor que lleva los nombres de estas dos mujeres que «buscaron reformar la sociedad desbloqueando y desatando el potencial ilimitado de las personas». La suya fue una batalla no solo contra los «males externos» de la discriminación y la opresión, afirmó, sino también contra los «males interiores» del odio y la codicia inherentes en la vida de las personas. El medio para triunfar sobre estos males, dijo: «se encuentra en la educación que busca lograr una transformación interior en la vida de las personas, para que lleguen a alcanzar una felicidad y alegría que pueda ser compartida y saboreada por sí mismos y los demás».
El presidente Ikeda dijo que aceptaba la distinción «junto a los jóvenes que, como sucesores del legado de la Soka -educación creadora de valor-, están poniendo en práctica estos ideales en los Estados Unidos, en Japón y en todo el mundo».

(Adaptado de un artículo del periódico Seikyo Shimbun, Japón, del 16 de abril de 2021).

Comparte esta página en

  • Facebook
  • Twitter